Skip to main content

La relación entre el sexo y el cerebro

El sexo es uno de los placeres que mueven y rigen las vidas de los seres humanos. La falta o el exceso de deseo sexual pueden alterar notoriamente el estado anímico de cualquiera pero una vida sexual sana puede aportarnos múltiples beneficios.

Entre las numerosas ventajas que se pueden destacar de la práctica de sexo encontramos los siguientes:

  • Aumenta la quema de grasa
  • Reduce el hambre
  • Mejora la salud cardiovascular
  • Disminuye el riesgo de problemas de hipertensión.

Beneficioso para cuerpo y mente

Estos son sólo algunos de los tanto ejemplos de repercusiones positivas que aporta una buena sexualidad al cuerpo humano. Y obviamente sobra decir que el placer sexual es una de las sensaciones físicas más satisfactorias para hombres y mujeres, pero ¿se trata únicamente de un estímulo físico? Lo cierto es que hace décadas que diversos estudios científicos han demostrado que el placer sexual se origina en el cerebro.

En personas sexualmente sanas, se ha observado que la estimulación erótica activa regiones límbicas y paralímbicas es importante para la motivación sexual y también áreas parietales relacionadas directamente con las emociones.

Acotando un poco más, respecto al cerebro masculino, un estudio del Centro Médico Universitario de Groningen ubicado en los Países Bajos concluyó que al estimular el miembro masculino y tras éste ponerse erecto, en el quinto lóbulo del cerebro aumentaba considerablemente el flujo sanguíneo. Por otro lado, en el mismo centro universitario, otro estudio distinto descubrió que durante la eyaculación aumenta también el flujo sanguíneo, en este caso del cerebelo.

¿Cómo afecta el sexo al cerebro de las mujeres?

Por lo que respecta a la sexualidad femenina, una universidad de Nueva Jersey se centró en investigar qué ocurre en el cerebro de la mujer mientras experimenta el clímax sexual y se averiguó que las cortezas prefrontal y orbitofrontal, la ínsula, la circunvolución cingulada y el cerebelo se activaban, además también se descubrió que al llegar al orgasmo, el cerebro femenino pasaba a un estado como de trance.

En conclusión, tanto en lo casos en los que se investigó sobre la respuesta cerebral de hombres como en la que así se hizo de mujeres, los estudios demostraron que mediante la estimulación sexual reaccionan áreas directamente relacionadas con las emociones y los estados anímicos. Así como que con el placer se activan zonas cerebrales que están asociadas tanto al placer como al dolor. Por ello sabemos que aunque sentimos el placer y las emociones sexuales en distintas nuestros genitales y distintas zonas erógenas del cuerpo, el cerebro juega un papel fundamental en nuestro placer.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+34 620 282 923