Skip to main content

No hay edad mala para pagar por sexo

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuál es el porcentaje de hombres que pagan por sexo, tampoco es fácil que los que lo hacen lo reconozcan cuando se investiga sobre ello. La Encuesta de Salud y Hábitos Sexuales del Instituto Nacional de Estadística indicaba en 2003 que un 27,3% de los españoles habían pagado por sexo alguna vez. El informe Apoyando a las víctimas de trata, realizado por la Delegación del Gobierno Español para la Violencia de Género en 2014, habla de un 20,3% a partir de una encuesta telefónica además de mil hombres de todo el Estado. La asociación de ayuda a mujeres prostituidas Apram alertaba el año pasado de que, según datos del Consejo de Europa y las Naciones Unidas, el 39% de los ciudadanos del Estado pagarían por sexo alguna vez a la vida, y que España es líder en Europa en consumo de prostitución. La apertura de locales nuevos demuestra que el negocio no decae.

La encuesta de la Delegación del Gobierno Español para la Violencia de Género indica que pagar por sexo no es un recurso exclusivo de viejos solitarios, solteros empedernidos, hombres con problemas físicos o personas con poca formación. Un 33% de los clientes han completado sólo los estudios primarios mientras que entre los que no compran sexo tan sólo son el 17,6%. Pero un 20% de los consumidores de prostitución tienen estudios universitarios. En cuanto al estatus económico, la proporción con que se reparten los niveles de ingresos de los encuestados es parecido entre clientes y no clientes de prostitutas. La proporción de clientes es más alta entre los que tienen pareja estable o están divorciados, mientras que el porcentaje de no clientes aumenta entre los solteros y los casados.

Sin embargo, la industria del sexo es muy amplia y en los últimos años está ganando peso la contratación de escorts, que ofrecen servicios más exclusivos y de calidad para los clientes más exigentes. No se reducen a un mero intercambio de dinero y sexo, sino que son chicas que pueden acompañarte a plena luz del día sin ningún tipo de complejo. Además, muchos hombres de negocios de éxito disfrutan de los numerosos beneficios del sexo.

Además, la prostitución más convencional y tradicional lleva consigo el desarrollo de mafias que incurren en trata de blancas. Uno de los principales programas en Cataluña dedicados a atender víctimas de tráfico de seres humanos es SICAR Cat, que el año pasado ayudó a 155 mujeres, 26 de las cuales (17%) eran menores de 18 años. Tan sólo un 8% tenían más de 35 años. La mayoría son de origen africano. Más de la mitad corren peligro; tanto ellas como su familia. El 59% se escaparon de las redes que las esclavizaban sin ninguna ayuda.

El informe Apoyando a las víctimas de trata, hecho por la Delegación del Gobierno Español para la Violencia de Género, indica que un 12,2% de los encuestados que habían pagado por servicios sexuales se habían encontrado alguna mujer que ejercía obligada. El 34,8%, a pesar de que han pagado por sexo, entiende la prostitución “como una forma de violencia”. A pesar de que el 86,4% de los clientes reclaman la regulación, paradójicamente un 11,3% creen que se tendría que prohibir, un 19,2% dicen que se tienen que penalizar los clientes y un 10,3% creen que se tienen que castigar las chicas. Entre los motivos principales para pagar por sexo destaca que no implica compromisos (68,4%).

Evidentemente, es mucho más seguro y respetuoso con las mujeres recurrir a una agencia de escorts profesional, donde las chicas trabajan por voluntad propia y en muchas ocasiones no es más que un complemento a su vida laboral, ya que por formación y clase social no necesitan del dinero para vivir, sino que es un extra a cambio de su agradable compañía.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+34 620 282 923