Skip to main content

Cómo tenir una relación abierta y no morir en el intento

Tener una relación de pareja abierta implica muchas cosas, pero básicamente, implica que ambas partes de la pareja tienen el derecho de poder tener relaciones sexuales con otras personas que no son la pareja, ya sea con alguien conocida con quien hay afinidad o con una escort profesional que nos haga conocernos mejor en el aspecto sexual y proporcione una compañía de calidad.

Así explicado puede sonar muy bien. La libertad sexual de poder elegir con quién tener relaciones sexuales y la seguridad que te da una relación estable. Pues sí, es una fórmula que funciona para muchas parejas, pero no para todas. No todo el mundo está preparado para mantener una relación de este tipo, puesto que a nivel social nos han dicho que “lo correcto” son las relaciones monógamas en régimen de fidelidad, y todo lo que se salga de aquí lo vemos peligroso.

Es muy importante que esta sea la primera norma y que nadie se la salte. Abrir la pareja requiere que la pareja tenga una buena salud emocional y, desde aquí, si uno tiene la idea de hacerlo tiene que plantearlo al otro en un momento en el que haya buen ambiente, aunque siempre puedes arriesgarte a llamar a una agencia de escorts, disfrutad de una bonita que experiencia y luego plantearlo. Luego hace falta que habléis los dos y que decidáis si os atrevéis a probarlo o no. Si uno de los dos no está de acuerdo o necesita pensárselo un tiempo, el otro lo tendrá que respetar (o cortar la relación).

Y si eres tú quien decide que no quiere hacerlo o que necesita más tiempo no te sientas mal. No eres un anticuado, no eres un estrecho, simplemente no es fácil. Tómate tu tiempo y prueba con chicas de compañía si necesitas saber lo que se siente.

Abrir la pareja tiene que ser una oportunidad para experimentar, para pasarlo bien, para descubrir. Es como hacer un viaje. ¿Te gustaría que te obligasen a hacer un viaje que no te apetece? Seguramente no lo disfrutarías nada y lo harías de muy mala gana. Pues lo mismo. Abrir la pareja, cuando la pareja ya hace un tiempo que rueda, no puede ser condición para que la pareja siga en pie.

Si estás en una pareja abierta sólo porque tienes miedo que la otra persona te deje, páralo. Estás jugando a un juego que no es el tuyo.

¿Llevaréis las parejas sexuales a casa? ¿Le explicaréis a vuestra pareja las relaciones sexuales que tienes con una escort? ¿Estáis dispuestos a ocupar tiempo de pareja estando en relaciones sexuales con otros? ¿Estaréis cómodos si el otro se involucra sexualmente con alguien conocido?

Os recomiendo que os sentéis y vayáis apuntando y respondiendo estas y otras preguntas que os irán surgiendo, y entre los dos decidís cuál es la respuesta que os encaja mejor. No hay una respuesta correcta, sino la respuesta acorde a las preferencias de cada pareja.

Tener una relación abierta, decía al principio, parece fantástico en el plano teórico, pero cuando lo ponemos a la práctica pueden surgir dudas, sentimientos diferentes a los habituales, problemas de pareja derivados de esto… A veces contratas a una escort y te enamoras tanto de ella que decides dejar a tu pareja, y es normal, no te sientas mal.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+34 631 124 929