Skip to main content

¿Por qué triunfan tanto las escorts?

En los últimos tiempos, las escorts se han puesto muy de moda. Aunque hay quienes piensan que solo son mujeres bonitas cuya belleza les hace ganar dinero, todos estaremos de acuerdo en que no hay nada más subjetivo que la belleza. Por eso, deben atesorar muchos más atributos para poder tener una cantidad de clientes tan alta y cobrar mucho dinero.

El éxito de las escorts se puede medir de muchas maneras. Hay quienes piensan que ser exitoso en esta vida consiste única y exclusivamente en tener dinero. Como dicen, quizá el dinero no puede dar la felicidad, pero sí que ayuda a comprarla. El éxito en el mundo de las chicas de compañía va mucho más allá del dinero que ganan; se trata de la relación que establecen con sus clientes y la libertad que tienen para llevar la vida que quieren. A veces, esto sí que consiste en ganar mucho dinero, pero hay otras ocasiones en las que ir acompañada de un hombre con mucho prestigio social ya es suficiente recompensa para ellas.

No es un dinero fácil, hay que trabajar

Como en cualquier otro trabajo, ganar mucho dinero en el mundo de las chicas de compañía requiere mucho sacrificio. Son numerosas horas las que se deben invertir antes de poder establecer unos ingresos a largo plazo que aseguren una calidad de vida tan buena como en otras profesiones. Hay que pensar que para ser una trabajadora de este estilo no solo sirve con estar bien dotada físicamente sino que se requiere una buena preparación psicológica  y formación cultural. También tiene que ser complicado saber gestionar estas relaciones, tanto a nivel psicológico como desde el aspecto de de la inteligencia emocional. Es evidente que se trata de un medio de conseguir dinero a corto plazo muy rentable, pero también es difícil combinarlo con una vida más convencional donde se concilian familia y amistades del mismo modo que otras profesiones permiten.

Para saber realmente cómo funciona esta profesión lo más adecuado sería contactar con verdaderos profesionales que conocen el funcionamiento habitual de este sector. Sin embargo, muchas personas, a partir de sus prejuicios, tienden a establecer y a proclamar cómo debe ser esa profesión sin entrar a conocer lo que realmente sucede. Debido a la tradición judeocristiana de nuestra sociedad, el sexo siempre ha tenido un estigma para aquellas personas que lo practicaban de manera más abierta a la sociedad contemporánea. Está claro que en nuestros días hay una apertura de mente mucho mayor que hace medio siglo, pero eso no significa que los actos necesarios para vivir de la industria del sexo estén bien vistos por todos.

Si bien es cierto que las relaciones interpersonales están variando mucho y cada vez vemos más hombres que recurren a estos servicios, especialmente cuando se encuentran de viaje, hay que valorar hasta qué punto las mujeres no se degradan y permanecen en todo momento conscientes de lo que significa desarrollar está profesión. Aunque en las agencias de escorts se especifique que no se trata de prostitución sino de una compañía que va mucho más allá, hay clientes que no lo ven de esa manera. Por definición, esto no tiene por qué ser un problema, pero sí que las escorts tienen la capacidad de poner límites y establecer las reglas del juego.

Mujeres bien dotadas en todos los sentidos

A fin de cuentas, las tarifas de las escorts suelen ser mucho más altas que las de las prostitutas, de manera que se tiene que demostrar en cierto modo cuál es el valor añadido que aporta una chica de compañía. En realidad, las escorts con un precio más alto no siempre son las más placenteras. Simplemente, han sabido establecerse en un mercado cada vez más competitivo donde, igual que en cualquier otro, entran en juego en numerosas variables para tener unos honorarios mayores o menores. Habrá mujeres que se quieran dedicar a ello a tiempo completo y otras que prefieran combinarlo con sus trabajos más convencionales, ya que eso les permite ser más selectivas con la dedicación que ofrecen a esta labor y los compromisos a los que se ven expuestas.

Pero lo que está claro es que si las escorts pueden cobrar esas cantidades y hay clientes dispuestos a pagarlas, es porque sus servicios así lo merecen. Si nunca has sabido realmente a qué se dedican a estas chicas, lo mejor es que acudas a una agencia especializada y te intereses por su labor. En Escorts Barcelona te podemos garantizar que quedarás plenamente satisfecho.

Un comentario

  1. hugo herrera

    Bueno yo siempre he pensado que mejor acompañado que solo, y en el caso de las escorts, la compañia siempre es grata y agradable para poder desahogarte en los momentos mas deseados, el sexo de pago siempre ha existido y existira

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+34 620 282 923