Skip to main content

Trucos para estimular el punto G femenino

Una de las grandes incógnitas para el hombre ha sido siempre cómo complacer a la mujer. El cuerpo femenino es mucho más complejo que el masculino y por eso se necesita mucha experiencia y mimo para llevarlo hasta el clímax. Independientemente de los gustos de cada mujer, que te estimulen el punto G siempre es un plus, pero no es tan sencillo encontrar hombres que sepan llegar hasta él y estimularlo correctamente. Por eso desde aquí queremos arrojar un poco de luz sobre este misterio y dar unas pautas a seguir para facilitar el acceso al placer.

Si bien es cierto que durante mucho tiempo había quien pensaba que ni siquiera existía, sino que se trataba de un mito, está científicamente probado que está ahí y que es realmente placentero. Sin embargo, su estimulación no es tan sencilla como la del clítoris, sino que hay que poner un poco más maña y mimo para ponerlo “en funcionamiento”. Por norma general, el punto G se encuentra ubicado a cinco centímetros aproximadamente de la entrada de la vagina, en la pared frontal de esta. Una de sus principales complicaciones es que tiene un tamaño muy pequeño, de entre dos y cinco centímetros, lo que puede impedir su estimulación a los amantes más inexpertos. De hecho, ponerse nervioso es un clásico a la hora de buscar (y no encontrar) el punto G, y eso lo único que hacer es dificultar el objetivo.

Comunicación = éxito

Una buena táctica es preguntar a la mujer en cuestión. Para ellas es más fácil encontrárselo a sí mismas, pues si se introducen en la vagina los dedos índice y corazón curvados hacia el ombligo, se encuentra un punto rugoso que contrasta con las paredes (lisas) de la vagina. Esa guía es muy útil para el hombre, pero previamente debería realizarse una labor de preparación de la zona, puesto que el uso de un lubricante es esencial, a pesar de que la chica esté excitada y mojada. Debes quitar de la cabeza la idea de que se encuentra en un lugar profundo e inalcanzable; se trata más de ser hábil que agresivo. Una vez introducidos los dedos, puedes hacer con ellos el gesto de “ven aquí”, que estimulará la zona y permitirá encontrar más fácilmente el punto mágico.

Lógicamente, estimular el punto G no debe ser el único objetivo, sino un medio para proporcionar un orgasmo intenso y de calidad. Por ello, es interesante combinar estos movimientos digitales con un cunnilingus en el clítoris. Si además eres capaz de hacerlo de manera rítmica y acompasada, puedes estar seguro de que la mujer se va a poner realmente caliente y te volverás en su nuevo ídolo. Hay que tener en cuenta que muchas mujeres mueren sin conocer el enorme placer que supone la estimulación del punto G, así que ponte el mono de trabajo y demuestra que estás volcado en su satisfacción.

Sin embargo, la masturbación no es la única manera de llegar al tesoro. Existen diferentes posturas que permiten estimularlo mediante la penetración. Desde aquí te sugerimos las más efectivas:

  • El misionero

Este clásico de las relaciones sexuales es, sin duda, una de las mejores posturas para estimular el punto G. Solo es aburrida si es la única que practicas, pero permite verse las caras, estimular los pechos de la mujer o comer el cuello con pasión para hacer un “repaso” de todas las zonas erógenas.

  • La cuchara

Otra postura muy común pero no por ello menos placentera. Ambos tumbados de lado, el chico se pone por detrás y ese ángulo de entrada permite que el glande alcance la ubicación del punto G. En esta posición, se recomienda que las embestidas sean lentas y románticas, yendo de menos a más para que el clímax sea toda una explosión de placer. Si quieres “subir nota”, utiliza la mano para tocar el clítoris y volver loca a tu compañera.

  • Cowgirl

Cuando la mujer se pone a cabalgar, se siente poderosa porque es ella quien lleva las riendas del polvo. Seguro que se siente muy caliente al sentir el pene entre sus piernas y será ella quien guíe el camino. Nadie conoce mejor su cuerpo así que ponte cómodo y limítate a disfrutar, ten por seguro que ella estará encantada.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+34 631 124 929